La Huerta de Ramón y Elena

Subbética Ecológica presenta:

El Alma de nuestr@s productor@s

Porque es importante que conozcas que detrás de nuestros productos hay personas que con mucho gusto trabajan para obtener alimentos sanos para tí y para la naturaleza. Apuestas de vida que no contaminan nuestras aguas, que conservan nuestro suelo y nuestras semillas, que hacen más bello nuestro paisaje y que nos ofrecen una alimentación honesta desde un modelo justo y digno. Apoyemos su alternativa porque gracias a ella nuestro mundo más cercano es indudablemente mejor.

Ramón Rubio y Elena Muñoz en su huerta

LA HUERTA DE RAMÓN Y ELENA

Verduras, hortalizas, frutas y flores (Cabra, Córdoba)

“Lo más bonito que hay en la vida es ver cómo nacen las plantas, ver cómo van creciendo los cultivos”. “Somos unos apasionados de la tierra, entendemos su lenguaje aunque sea a nuestra manera”. “Soñamos con que la gente esté más concienciada, que tenga más amor a la naturaleza”…

Esas frases son de Ramón Rubio y Elena Muñoz, dos personas que comparten un gran amor por la tierra, sus ciclos, sus cultivos, su equilibrio… Conocen la agricultura y las plantas con esa sabiduría que otorgan años de experiencia, de experimentación, de observación y son capaces de contagiar a cualquier persona esa admiración que tienen por la naturaleza.

Producen en una pequeña finca en el paraje de La Alcantarilla, también conocido como Los Callejones, en las afueras de Cabra, una tierra que ha sido cultivada desde hace siglos, tradicionalmente con frutales que, hoy por hoy, ya no existen. Desde hace siete años cuentan con la certificación en ecológico, aunque antes de tenerla, ellos ya hacían un cultivo respetuoso con la tierra.

Elena Muñoz en su huerta

“Criamos poca cosa, sobre todo para autoconsumo, así que ¿cómo vamos a envenenarnos a nosotros mismos? Además todo lo que le echas a la tierra también va a los acuíferos y a los pozos, es una cadena porque vuelves a regar con ese agua envenenada y al final llega a nuestra sangre”, explica Elena.

Cuentan con una gran variedad de frutales (ciruelos, granadas, albarillos, almendros, nogales, higueras, nísperos, perales, uvas, níspolos, madroños…); varias variedades de cada cultivo de hortalizas y verduras y una pequeña pero bellísima producción de flores ecológicas (calas, clavelinos chinos, alhelíes, iris, narcisos, nardos…).

Jugando en la huerta con los injertos

“A veces decimos que nuestra tierra parece como un muestrario, como un parque botánico porque hay muchas variedades diferentes, incluso tenemos una variedad de tomate propia, el tomate Rayel”, cuenta orgulloso Ramón.

Tienen un manejo especial con los injertos, obteniendo resultados sorprendentes, pero más allá de la experimentación lo que les mueve es el disfrute que le reportan las plantas y su cuidado: “Lo de injertar frutales… la gente eso lo ve interesante pero para mí es que es tan bonito y me gusta tanto que me gustaría que toda la gente pudiera vivirlo como yo, esa ilusión y alegría, ese regocijo… esa es el alma de nuestra producción”, añade.

Ramón y Elena son críticos con la especulación del mercado agroindustrial y la falta de precios justos. También conscientes del reto de la falta de relevo generacional en las tareas del campo. Además, se muestran preocupados por los planes urbanísticos que amenazan las tierras ancestrales de cultivos, el abandono de huertas o la dedicación de esas tierras al monocultivo del olivo.

Y tienen muy claros los efectos que el cambio climático está teniendo sobre la naturaleza. “¡Ni los gobiernos, ni los ayuntamientos ni ninguna institución hace nada!”, denuncia Ramón y lamenta que “se está estropeando la tierra a pasos agigantados… La naturaleza, lo que tenemos alrededor es tan bonito, que hasta te entran ganas de llorar y, sin embargo, se lo están cargando todo…”.

Por eso les hace “ilusión formar parte de Subbética Ecológica. No sólo por lo que criamos sino también por lo que podemos comprar, todo ecológico. Es muy importante que exista Subbética Ecológica y es importante que siga creciendo. Y que seamos de verdad una comunidad, que no vayamos cada uno con sus propios intereses por delante, sino en armonía de verdad, de cariño, sintiendo las cosas con corazón, con fe de que lo que estamos haciendo es importante”, concluyen.

— *** —

Te acercamos la manera de trabajar, los valores y el espacio de nuestros productores y productoras con el afán de estrechar vínculos, cultivar la transparencia y dar a conocer nuestra red. Alrededor de 500 soci@s integran la Asociación de Producción y Consumo Subbética Ecológica. Desde el 2009 trabajamos para fomentar y afianzar un desarrollo sostenible a través de la producción y el consumo ecológicos.

La campaña “El alma de nuestr@s productor@s” ha sido realizada gracias a la colaboración de Diputación de Córdoba.

guest
2 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Jjesuscarlos
Jjesuscarlos
1 mes atrás

Ole. Ole Ramon y Elena

Jjesuscarlos
Jjesuscarlos
1 mes atrás

Jesus carlos herrero