El barco repliega las velas. Nos repensamos

Acabamos de celebrar el décimo cumpleaños de Subbética Ecológica. Diez años desde que nacimos… Y echar la vista atrás hace que nos acordemos de que la asociación la iniciamos 20 personas ilusionadas con consumir y producir sano; con que todo quedara en local; con que las familias consumidoras tuviéramos acceso a los alimentos cultivados aquí durante todo el año y no sólo nos conformásemos con ver a los camiones cargados hacia las lonjas y con que las productoras y productores encontraran alternativas para dignificar su trabajo, para poder vivir de él.

Nos repensamos en un proceso de inteligencia colectiva para seguir navegando

Tan sencillo, tan complejo.

Buscábamos poner en práctica ese concepto tan difuso como es la Soberanía Alimentaria.

Para estos efectos, creamos Subbética Ecológica, inventamos un modelo, que nos servía a 20. Fueron sumándose más familias consumidoras y productoras, incluso se unieron las tiendas, restaurantes, grupos de consumo y comedores escolares y, dándole una vuelta de tuerca al modelo, pudimos incorporarlos sin perder la esencia.

En 2014 tuvimos la oportunidad de abrir un proceso de reflexión importante que tenía como vigía a la Economía del Bien Común. Evaluamos nuestra contribución al bien común y también nuestra salud como asociación. En aquella comisión de Economía del Bien Común formada por 36 personas, estudiamos qué éramos y qué queríamos ser. Y, poco a poco, nos vamos convirtiendo en eso que soñamos: una entidad de referencia, que servimos de modelo e inspiración a otros territorios, que trabajamos por un sistema alimentario alternativo y real, que cada vez sumamos a más personas y colectivos dentro de nuestro territorio, habiendo alcanzado las 500 familias y organizaciones socias.

Y como no podía ser de otra forma, nuestro modelo de gobernanza, de distribución de tareas, de toma de decisiones, incluso de representación, quizá ya no nos vale. Lo que servía para 20, ya no sirve para 500. Somos mucho más complejos, pero al mismo tiempo tenemos una estructura muy sencilla.

Resérvate el sábado 28 de septiembre para participar en la jornada de reflexión

Por esto, porque las organizaciones que están vivas deben moverse, reconsiderarse y hacer un trabajo de reflexión interna, el barco de Subbética Ecológica repliega las velas y se repiensa.

Volvemos a poner en juego la inteligencia colectiva

En este proceso de reflexión interna y colectiva tenemos un momento clave, en el que la empresa de dinamización Altekio nos ayudará a orientar el barco, a colocarnos en él de forma más cómoda, a hacer bricolaje, a arreglar roturas, a barnizarlo de nuevo para dejarlo listo para una nueva etapa de navegación.

Cartel de BioCor para la Jornada

El próximo sábado 28 de septiembre lo dedicaremos a este proceso de reflexión conjunta. Así que, si te preocupa el futuro de Subbética Ecológica, te inquieta que no perdamos la esencia, te interesa que sigamos aumentando la superficie cultivada en ecológico o te agita ver cómo las grandes superficies han desembarcado en lo eco con poca ética, te animamos a que te reserves ese sábado entero. Sera una jornada muy importante en nuestra asociación y sin la participación de los socios y socias no tendría sentido.

Uno de los objetivos del proyecto BIOCOR, que venimos implementando desde hace meses, es ofrecer modelos alternativos y viables a otros territorios y entidades. Y evaluar cómo una entidad como la nuestra se ha desarrollado durante 10 años y cómo afronta el futuro es un legado muy interesante, casi vital, que podemos dejar hecho a otras iniciativas. Por ello y por muchas más razones, esta jornada se presenta indispensable: abrimos las escotillas y miramos hacia dentro para ofrecer una Subbética Ecológica mejor, un modelo de red alimentaria real, maduro y consolidado.

Inscríbete en este FORMULARIO DE ASISTENCIA para contar con tu participación.

Deja un comentario